Objetivo corporativo: eficiencia ecológica

El factor energético

Eficiencia y electricidad verde

"Por sí solas, estas cifras dejan clara la importancia de la eficiencia de una ASU en relación con su huella de CO2, con su impacto para el cambio climático", afirma Dirk Reuter, Director global de energía (GEO) del Grupo Messer. Como experto reputado en ASU, gestiona la optimización continua de estas plantas en todo el mundo. "La pregunta clave es: ¿cuánto gas podemos producir por unidad de energía consumida?" Y ese es el motivo por el que los ingenieros de procesos han tenido que optimizar siempre la eficiencia. El GEO les apoya con la experiencia colectiva de toda la empresa. Su éxito queda patente en el factor energético, que es la relación entre el consumo energético y la producción de gas. En solo cinco años, Messer ha conseguido reducir un 16% el factor energético de las ASU en Europa. No obstante, junto con la eficiencia de las plantas individuales, la utilización de la red eléctrica desempeña una función fundamental al determinar el impacto medioambiental. Con un suministro eléctrico con fluctuaciones, como ocurre en relación con el uso de energías renovables, existe demanda de clientes flexibles de gran tamaño. En enero, Messer puso en servicio en El Morell, España, un condensador que funciona principalmente en condiciones de abastecimiento eléctrico excesivo y, sin embargo, su eficiencia es óptima.

Recuperación de CO2 energéticamente eficiente

El dióxido de carbono (CO2) no se recupera por separación de aire, sino que se puede recuperar a partir de otras fuentes, incluido los gases de escape industriales. En unos dispositivos verticales de absorción, los flujos de gas residual son conducidos a contracorriente a un disolvente que contiene amina y retiene el CO2. La solución se calienta después para separar el dióxido de carbono. Por tanto, la eficiencia energética también desempeña un papel fundamental en este proceso. Con disolventes mejorados y un proceso optimizado, la empresa canadiense HTC ha conseguido reducir dramáticamente el consumo de energía durante el proceso de calentamiento. La filial de Messer ASCO Carbon Dioxide ha adquirido una licencia para 21 años de HTC para el uso exclusivo de este proceso de separación de CO2 fuera de Norteamérica. "Así podremos reducir el consumo de energía en torno al 30% en comparación con las unidades de recuperación de CO2 convencionales", afirma el Dr. Crhistoph Erdmann, que es responsable de la división de trabajo sobre el terreno del Grupo Messer.

Líquido o gaseoso

El estado de la materia del producto final también afecta al equilibrio energético. Obtener gases atmosféricos en forma líquida requiere más del doble de la energía necesaria para un producto final gaseoso, que es adecuado para numerosas aplicaciones. Por otra parte, un tanque contiene mil veces más cantidad de producto en estado líquido que en gaseoso. "Si se van a transportar en un vehículo gases atmosféricos dentro de un tanque, tienen que estar en forma líquida; de lo contrario, el coste añadido en el que se incurre solo durante los primeros kilómetros de desplazamiento absorberá todo lo ahorrado en la producción", explica Dirk Reuter. El suministro en estado gaseoso se puede realizar por gasoducto o a través de la producción de gas en la localización, en las instalaciones del cliente. Por norma, el gas canalizado solo está disponible para polígonos industriales con niveles significativos de demanda constante. Messer diseña, construye y opera grandes ASU ubicadas directamente en las instalaciones del cliente. Se pueden ver, entre otros, en el sector del acero, que necesita enormes cantidades de oxígeno. Los generadores criogénicos bastan para producir cantidades de oxígeno o nitrógeno ligeramente inferiores. El nitrógeno o el oxígeno también se pueden recuperar a través de generadores no criogénicos sin refrigeración intensiva. Estos sistemas utilizan membranas de adsorción por cambio de presión o semipermeables. El proveedor automovilístico Bosch, por ejemplo, recibió hace poco su tercer generador criogénico con capacidad para 600 metros cúbicos a la hora para su instalación de Hatvan, Hungría. Los otros dos generadores con los que cuentan funcionan respectivamente con una capacidad de 900 y 500 metros cúbicos por hora.

Innovación en botellas

De manera similar que para el transporte de pequeñas cantidades, la eficiencia energética también puede aumentarse: si una botella de gas se llena con 300 bares en vez de con los 200 bares de presión habituales, ya contiene un 50% más de gas, por lo que se reducen los costes de transporte sustancialmente. La calidad mejorada del acero acoge mejor estas altas presiones sin apenas elevar el peso de la botella. Messer ha sido pionera en este campo desde hace unos 10 años. Messer dio un paso adelante aún mayor con el MegaPack (Gases for Life, 03/2013). El conjunto de botellas, con un diseño totalmente nuevo, es considerablemente más ligero, contiene más gas y también ofrece ventajas tremendas para su manejo. Dirk Reuter lo resume de este modo: "Tenemos en cuenta las condiciones globales óptimas y, al mismo tiempo, aplicamos los avances técnicos y en optimización de la eficiencia para reducir el consumo de energía cada vez más".

Recomendar:

Idioma