Gas para globos para recopilar datos meteorológicos

En el corazón de la tormenta

En lo que respecta a la investigación meteorológica en la tercera dimensión, los satélites, aviones y drones no pueden mantener el nivel frente a los sencillos globos aerostáticos. Suben lentamente y transportan los instrumentos de medición a una altitud de hasta 30 kilómetros. Durante el ascenso, recogen datos a un nivel de detalle imposible de conseguir con otros medios de transporte.

En Hungría, Messer apoya al equipo de meteorólogos de Idõkép (imágenes meteorológicas) suministrando el gas necesario para los globos.

Un globo meteorológico es muy parecido a un globo normal. Está recubierto de caucho, se llena con hidrógeno o helio y se transporta a la atmósfera gracias a la flotabilidad del gas ligero. Sin embargo, es algo más grande que la versión de juguete y llega mucho más alto, hasta la estratosfera para ser exactos. La presión descendente del aire hace que el globo se expanda todo el tiempo y finalmente explota a una altitud de entre 20 y 30 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. La góndola que contiene los instrumentos va unida al extremo de una larga cuerda para mantenerla fuera de la estela del globo.

Durante la ascensión, los instrumentos miden la presión del aire, la humedad atmosférica y otros valores, y los transmiten a la estación en tierra. Cuando el globo explota, la góndola cae de vuelta a la Tierra, ralentizada por un paracaídas. Los globos para mediciones rutinarias suelen ir equipados con instrumentos de un solo uso, que se pierden en el proceso.

En Idõkép, la góndola con sus instrumentos de alta calidad se rastrea y recupera utilizando un transmisor GPS integrado. Los meteorólogos de internet de Budapest dirigen uno de los portales de clima más populares de Hungría. La pasada primavera, el equipo comenzó una serie de mediciones, debido a los últimos años, que van más allá del funcionamiento habitual de un servicio climatológico. Entre otras cosas, sus globos recopilan datos sobre la radiación ultravioleta y cósmica, así como la contaminación lumínica y su desarrollo en una región específica.

"Hay imágenes de satélites impresionantes en este campo, pero hasta ahora prácticamente no había ninguna imagen local tomada desde una altura más baja a alta resolución", explica Gergely Nagy, uno de los propietarios de Idõkép. "Queremos obtener información adicional y más precisa en este ámbito a través de nuestras mediciones."

En concreto, las mediciones con globos tienen como objetivo ofrecer nuevos datos sobre la formación de frentes de tormenta e investigar los procesos con células de tormenta, la unidad independiente más pequeña desde la que se puede desarrollar una tormenta. "Por ejemplo, no se sabe demasiado sobre los procesos verticales y horizontales que se producen en las células de tormenta", afirma Gergely Nagy. "Al conocer mejor estos procesos, podremos prever el desarrollo de tormentas con mayor precisión."

Para recopilar los datos necesarios, el globo tiene que ascender hasta lo más cerca posible del frente de tormenta. Cuando los meteorólogos lanzaron por primera vez esta serie de pruebas en abril, no tuvieron que viajar muy lejos.
Una tormenta se había formado convenientemente sobre la capital húngara, así que se envió el globo en su misión de investigación desde el parque bajo la ciudadela. Este estreno ya arrojó mediciones interesantes desde el interior de las nubes de tormenta, así como imágenes espectaculares desde la estratosfera. Los expertos de Időkép se sirven de los datos de su propia red de radares y su sistema de localización de rayos, así como de los informes del Servicio Meteorológico de Hungría para encontrar los frentes de tormenta y preparar el globo a tiempo. El Servicio Meteorológico de Hungría envía también globos meteorológicos a la estratosfera para realizar mediciones rutinarias de manera regular utilizando también gas para globos de Messer.

Recomendar:

Idioma