Gases de soldadura para motos y triciclos

Con la comodidad de un sillón y agilidad urbana

Montar en un triciclo es como sentarse en un cómodo sillón. La diferencia es que este sillón va zumbando a toda velocidad mientras su ocupante se sienta y disfruta de las vistas, que van cambiando. Si pensamos en las motos en el Sudeste asiático, lo más probable es que la imagen sea una ciudad bulliciosa y grande con motoristas que intentan encontrar el camino más rápido por el laberinto de calles y callejuelas en su ágil vehículo de dos ruedas. Lo que estas dos experiencias tienen en común es el viento en el pelo y los gases de Messer. Estos últimos tienen una función fundamental en la fabricación de vehículos.

La empresa Wolftrikes se fundó en 1990 en Szajk, una pequeña localidad del sur de Hungría. En aquel entonces, tres empleados fabricaban piezas para triciclos motorizados; en la actualidad esta cifra ha crecido hasta 43. El montaje definitivo de los vehículos se realiza en Boom Trikes, una empresa filial situada en el municipio suabo de Sontheim. Los vehículos se exportan al resto del mundo desde allí.

Juntas, las dos empresas han conquistado más o menos la mitad del mercado de triciclos de la UE. Aparte del aspecto electrónico, los principales componentes fabricados en Szajk son la estructura y la carrocería, las horquillas, los maleteros y los tubos de escape. Estos triciclos mitad húngaros, mitad alemanes son obras de arte hechas a mano; lo habitual es recibir pedidos especiales. "Para un cliente de Arabia Saudí cubrimos incluso la carrocería con incrustaciones de oro. Solo la parte de orfebrería cuesta 100.000", cuenta Roland Lindenlaub. No todo lo que reluce en el triciclo es oro, pero la mayoría de los propietarios de triciclos quieren que reluzca mucho. Por ello, encargan cada vez más acero inoxidable de alta aleación, sobre todo para las partes visibles del chasis. No se oxida, por lo que dura más, y si se aplica pintura, no se descascarilla. Sin pintura se puede pulir hasta que brille.

El material de alto grado requiere un proceso de soldadura que cumple los criterios más estrictos. Por ese motivo, Wolftrikes solo emplea a trabajadores certificados y capacitados. Sueldan con electrodos consumibles y utilizan Ferroline C18 (10% de CO2, 82% de argón) como gas de protección al trabajar con acero no aleado.

Al trabajar con acero de alta aleación, se usa argón puro. Messer suministra este último en grandes recipientes a granel, mientras que el Ferroline C18 se entrega en cilindros. "Hemos trabajado estrechamente con Messer desde el principio y nos hemos beneficiado enormemente de sus especialistas en soldadura", destaca el Director general. "Ese aspecto perfecto solo puede obtenerse con el gas adecuado."

Asesoramiento de Messer para una soldadura de calidad

La calidad y la eficiencia son factores que influyen a la hora de promocionar la venta de productos finales, incluidas las motos y scooters, algo de lo que Piaggio, especialista en vehículos de dos ruedas, también es consciente. En Vietnam, la empresa brindó a Messer la oportunidad de analizar su proceso de producción y ofrecer recomendaciones prácticas sobre posibles ahorros, por ejemplo, en términos de tiempo de revisión y producción.

En febrero, Piaggio Vietnam y Messer impartieron un taller de soldadura MIG/MAG en las instalaciones de Piaggio, cerca de Hanói. Los expertos de Messer de Alemania y Vietnam aportaron información sobre los últimos avances tecnológicos e hicieron hincapié en las posibilidades de optimización. Al taller asistieron empleados tanto de Piaggio como de sus proveedores.

Recomendar:

Idioma