Movilidad

De camino al futuro

Los coches y trenes ofrecen una movilidad que normalmente damos por hecho; una movilidad en la que se realizan avances técnicos continuamente. Y los gases contribuyen a ese éxito.

Los coches modernos están cargados de tecnología. Gracias a ello, podemos desplazarnos de un lugar a otro con mayor comodidad, seguridad y sostenibilidad. Piense por ejemplo en los faros de xenón o en la soldadura y el corte aplicados a los paneles de la carrocería en general. Se utiliza una combinación de varios gases para rellenar los airbags, entre los que se incluyen helio, argón y nitrógeno. Los sistemas de conducción de hidrógeno pueden garantizar la movilidad en el futuro.

El cuanto a los transportes públicos locales, el nitrógeno líquido sirve para preparar nuevas conexiones: cuando se amplían las redes de metro, este gas extremadamente frío se utiliza para congelar la tierra para aportar estabilidad y evitar filtraciones de agua.

Recomendar:

Idioma