Descarga del artículo:

Clara mejoría

El oxígeno optimiza la calidad y reduce los costes de la producción de cristal

Prácticamente en cualquier salón hay objetos de cristal, ya sean floreros, jarras o vasos. El cristal con el que se fabrican también se hace en hornos que funcionan con cristal natural y aire precalentado. Ninguno de estos hornos alcanza la temperatura necesaria para la producción. Por este motivo, se añade oxígeno al proceso de combustión. De este modo, no solo aumenta la temperatura, sino que se puede reducir el consumo de gas natural. El uso de oxígeno en la fabricación de cristal no solo garantiza una mayor calidad, sino que mejora la rentabilidad.

Descarga del artículo:

Recomendar:

Idioma