¡Adiós a la carcoma!

El nitrógeno ayuda al restaurador

El carruaje barroco para coronaciones de la dinastía Hagsburgo es una de las piezas más majestuosas que se exhiben en el museo de carruajes Wagenburg, en Schönbrunn, cerca de Viena. El peor enemigo de esta colección única es la carcoma, las larvas de la carcoma de los muebles, que mide tan solo unos milímetros. El equipo de restauradores expertos se enfrentan a esta plaga con nitrógeno: se instala una tienda estanca y se llena de nitrógeno. La duración del tratamiento depende del tamaño y tipo de objeto. Así se pueden eliminar las plagas de bienes culturales de gran valor sin utilizar ninguna sustancia tóxica y sin efectos secundarios.

Recomendar:

Idioma