El nitrógeno como gas de protección optimiza la producción de PCB

Doble uso de refrigeración

La tendencia hacia la miniaturización en la electrónica continúa sin cesar. Para que sea perfecta, las uniones de soldadura deben ser excelentes, de lo contrario el funcionamiento podría verse afectado. Por ello, se utiliza el nitrógeno como gas de protección durante la soldadura.

Los conjuntos de circuitos impresos (PCB) utilizados en nuestros ordenadores portátiles, teléfonos móviles y reproductores de MP3 se fabrican principalmente utilizando el proceso de soldadura por refusión. Este proceso permite la producción precisa de las conexiones electroconductoras sin las que estos dispositivos no existirían. En una atmósfera de gas protector, la acción humectante es superior y se evita la formación de óxido metálico, minimizando así la tasa de defectos.

El nitrógeno se almacena mejor en estado líquido criogénico. Se evapora antes de canalizarse a la máquina de soldar, lo que, en realidad, es ineficiente, porque la producción de nitrógeno líquido requiere una gran cantidad de energía. Los vaporizadores de aire empleados para la congelación por evaporación, independientemente de que sea verano o invierno. Sin embargo, especialmente en invierno, el nitrógeno no se calienta lo suficiente porque, como máximo, puede alcanzar la temperatura del aire. En las tuberías de la sala de producción se forma una condensación no deseada.

En el "otro extremo" del proceso, el de la producción, es necesario enfriar los conjuntos de PCB tras la soldadura. Los residuos gaseosos también se condensan en este punto. Para ello, hace falta frío, que en los sistemas convencionales se suele obtener mediante unidades de refrigeración eléctricas.

Un nuevo proceso aprovecha el frío generado durante la evaporación para los circuitos de refrigeración de la máquina de soldar. Un intercambiador de calor especial impide que el refrigerante se congele al entrar en contacto con el nitrógeno líquido. Además de evitar la condensación, gracias a el doble uso del nitrógeno criogénico, el calor necesario para la evaporación se suministre de manera fiable sean cuales sean las condiciones meteorológicas. La "energía de refrigeración" que se desprende se suministra de forma homogénea durante todo el año a los circuitos de refrigeración para la producción de PCB. Por ello, se pueden ahorrar cantidades considerables de energía y reducir las emisiones de CO2-

Recomendar:

Idioma